¿Quiénes somos?

¿Quiénes somos?

Can Colom es un establecimiento fundado hace ahora 64 años por Manel Colom y Dolors Canal, situado en la calle Mayor, 28 de Cantonigrós y dedicado, fundamentalmente, a la elaboración y venta de embutidos.

En sus inicios, Manel hacía de herrero en los bajos, al lado de donde Dolors tenía el comercio y donde ahora se mantiene todavía la tienda.  Dice que tenían el mismo patrón, Sant Antoni del Porquet, que velaba por los dos oficios.  Poco después los habitantes de las masías fueron abandonando el territorio rural y, al disminuir el oficio de herrero, los dos se aplicaron al mismo comercio. Es un negocio familiar en el que, de una forma u otra, se han aplicado las tres generaciones y todos, desde muy jóvenes.

Desde entonces y hasta ahora hemos fabricado los propios embutidos y se han vendido en el mismo mostrador todavía hoy de mármol y metal, como un vestigio de las raíces.  Todavía hoy se puede encontrar a Dolors en el local posterior a la tienda donde pasa largos ratos con clientes que, con el tiempo, se han hecho amigos.

Hacemos longaniza, fuet, somaia, blanca, negar… y otros embutidos cocidos y curados, de entre los cuales desataca la pilota, tan antigua como la historia del propio comercio.

Como en tantas ocasiones, los inicios no fueron precisamente fáciles, pero la tenacidad y el esfuerzo hicieron posible tirar hacia adelante a pesar de no pocas dificultades halladas en el camino.

Desde el primer momento la atención dispensada a quien entra en la tienda es una salutación con un porrón de vino y una tabla para catar los embutidos propios, porqué solo así la gente sabe realmente qué le gusta y qué quiere.

Esta peculiar costumbre, que nos gusta de ofrecer, se mantiene desde siempre y hasta ahora; mientras tanto se conversa tranquilamente con el cliente, si la ocasión lo permite; porque buena parte de los visitantes viene en los días de descanso, de excursión o de paseo, con pareja, amigos o familia. Así, haciendo un alto en la tienda degustan los productos ofrecidos y se llevan, si lo desean, un recuerdo de esta tierra tan bonita de visitar, de bellos paisajes y de un buen clima para los embutidos.

Si nos conocéis ya lo sabéis, si no, os esperamos que seréis sin duda bien recibidos.